Tommy Morrison ¿la gran esperanza blanca?

Por Luis González (Wish)

Partamos de la base que ni por asomo fue uno de mis favoritos, pero no cabe duda que ha sido un luchador dentro y fuera del ring, por ello hoy comparto este texto para todo aquel que quiera leerlo.

Tommy Morrison (2 de enero, 1969, Gravette Arkansas).Su apodo en el mundo boxístico era “EL DUQUE” en honor a su tío-abuelo que era nada más y nada menos que John Wayne!!.
En los 90 tuvo su momento de fama, un peso pesado blanco, americano y con una buena planta…Por ese entonces los numero uno en los pesos pesados eran de color. ¿Sería Morrison quien cambiaria las cosas?, Ya os adelanto para los que no lo sepáis que no. No vamos a decir que no tenía cualidades y una estética que vendía, peeeeeero…su cruz, una de las cosas que por mucho entrenar uno no puede cambiar, Tommy tenia lo que llaman mandíbula de cristal, vamos que una mano y lo podían poner a dormir.

Sus mayores logros fueron su victoria frente a Foreman coronándose como campeón del mundo versión OMB en junio de 1993 en decisión unánime .Y como no, ser protagonista de ROCKY V.!!!! :-)

Firmo un contrato por tres peleas por $38.5 millones con el promotor Don King, la tercera seria contra Mike Tyson. Para mi esa pelea seria casi un suicidio, Tyson que era lo más duro que había sobre un ring y Tommy, la mandíbula más delicada de los pesos pesados, mala combinación.
Tommy estaba viviendo un sueño, pero en eso quedaría todo, en un sueño.

“Acababa de firmar el contrato más importante de mi vida con Don King”, dijo Morrison. “Tres peleas. Un par de peleas para entrar en calor y luego Tyson. Eso es lo que iba a suceder. Ese era el plan. Y luego se derrumbó”.
En el control médico para la primera pelea dio un positivo y no de esteroides, por desgracia para él, su positivo fue de” VIH”
“Es lo último que uno se imagina que pueda llegar a pasar”, dijo Morrison. Ese día había comenzado como cualquier otro día de pelea. Cenó temprano y salió a caminar un rato antes de irse a descansar para la velada.
“Regresé a mi habitación y la luz del contestador automático del teléfono estaba encendida”, dijo. “Mi entrenador quería verme, para tener una reunión de equipo. Caminé hasta su habitación y mi equipo entero me miraba como si fuera hombre muerto. Pensé que mi oponente se había retirado de la pelea. Luego, el promotor Tony Holded se me acercó y dijo: ‘No se me ocurre otra manera para decirte lo que te voy a decir. Tus análisis dieron VIH positivo. Te sacaremos de aquí en el próximo avión que parta de Las Vegas’. Todo lo que pensé fue ‘¿A dónde estoy yendo?’ Querían esconderme hasta que se les ocurriera qué decir”.
“Estaba mareado. Era una bomba de tiempo. Sabía lo que estaba pasando pero no había nada que yo pudiera hacer para cambiarlo”.
Morrison se había ido a las pocas horas, camino a Tulsa, Oklahoma. Recuerda estar caminando para tomar una conexión de su vuelo y vio un grupo de gente amontonada enfrente a la televisión en el aeropuerto. Estaban viendo las noticias acerca de su situación.
“Fue tan extraño”, dijo Morrison. “Nunca me sentí tan solo, como si cada amigo que tenía se hubiera vuelto en mi contra. Fueron momentos muy duros”.
Después de esto, y tras haber perdido su contrato millonario, peleo una vez más, derrotando por knockout en el primer round a Marcus Rhode en Japón, combate que fue realizado bajo reglas especiales. De sufrir un corte cualquier boxeador (una de las formas de transmisión del VIH es a través de la sangre) la pelea se daría por terminada y el ganador se definiría tras las tarjetas.
“Aún no me he retirado”, dijo Morrison, quien agregó que está considerando la posibilidad de volver a solicitar una licencia en Nevada, la cual debería levantar su suspensión para que pueda pelear en los Estados Unidos nuevamente. “Tuve que renunciar justo cuando las cosas estaban empezando a mejorar. Miro la división de peso pesado hoy y se me hace agua la boca. Con seis meses en el gimnasio y un par de peleas de preparación y me llevaré uno de esos títulos”.
“El VIH cambió mi vida pero lo he aceptado. No pienso en ello a menos que alguien saque el tema”, dijo Morrison. ” Quizás no tenga que dejar de pelear. El hecho de que le hayan dicho que todo se terminó no tiene porque detenerlo”.
Por increíble que parezca en 2007 Morrison inició su proceso de regreso ya que se sometió a varios análisis con resultados favorables.

Le otorgaron un permiso para pelear en West Virginia, donde noqueó a John Castle en el segundo round el 22 de febrero. Llegó a Texas en los principios de la semana y volvió a someterse a más exámenes. “Me informaron verbalmente que (el examen de VIH) salió negativo”, dijo Dickie Cole del Departamento de Texas de Deportes de Combate a ESPN.com. “Buscaré el informe por escrito en la mañana”. Cole dijo haber recibido el informe del Dr. Jorge Guerrero, doctor de Texas quien se desempeña como médico en el ring. “El doctor dijo que está limpio y que no le dará problemas a nadie”, agregó. Morrison se había sometido a los mismos análisis en Arizona y los resultados fueron enviados a Texas, pero los directivos de este estado querían hacer su propio examen, según explicó Cole. “Hicimos un examen más exhaustivo, un análisis de sangre completo”, dijo Cole. “Salió negativo para HIV, hepatitis B y C. Ahora tiene licencia. Se la podríamos haber entregado con el análisis de Arizona hace una semana. Recibimos dicho informe por escrito, pero queríamos que nuestro médico también lo revisara. El doctor lo hizo y ahora tiene licencia en Texas y puede pelear”. Bruce Trampler de Top Rank dijo que Morrison no parecía preocupado mientras esperaba el resultado del análisis. “Era uno más de los hombres en la línea completando formularios”, dijo Trampler. “Nadie estaba nervioso. Anticipaba un buen resultado. El hecho no parecía pesarle. Y haber pasado sólo es importante por tratarse de otro estado. “Pero para él, es un examen que ya aprobó. Lo pinchan con la aguja, le sacan sangre y la analizan. Ha pasado por eso tantas veces. Tal vez estaba un poco irritable porque tuvieron que volver a pincharlo una semana después de haberse hecho el análisis (en Arizona), pero cumplirá con lo que pidan sin hacer una escena”. Morrison, que pesó 213½ libras contra las 300 de Ortiz, dijo a ESPN.com en marzo que se sometería a cualquier análisis que la comisión exigiera para que le entreguen la licencia. “A cualquier lugar que vayamos, pasaremos los exámenes y tendrán que dejarme pelear”, dijo Morrison, quien ganó un cinturón vacante en peso pesado al superar a George Foreman en puntos en 1993. “Cada vez que peleamos y ganamos, nuestra causa es más fuerte. Cada vez nos darán menos problemas. Tendremos que superar algunas pruebas durante los próximos meses, pero luego esto quedará atrás y podré seguir adelante”. Trampler dijo que el combate de Morrison no será transmitido por Telefutura, pero podría formar parte de la transmisión en español si hay nocauts tempranos en otras peleas.

¿Que habría pasado de no haber tenido la enfermedad?, yo creo que no lo que él esperaba. Vencer a Tyson hubiera sido casi imposible y digo casi porque en el boxeo todo puede pasar. Pero lo más seguro hubiera sido un KO en el primer asalto y no hubiera sido Tyson quien probase el tapiz.
Seguro que tendría muchas victorias, pero ser campeón absoluto de los pesos pesados…lo dudo.
Su mayor triunfo, su título más importante sin duda alguna, vencer a la enfermedad y seguir adelante. Tommy todo un campeón.

email
You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply